top of page
Buscar
  • Mónica Rivas

La vasija agrietada


Un cargador de agua de la India tenía dos grandes vasijas que colgaban a los extremos de un palo que llevaba encima de los hombros.


Una de las vasijas tenía grandes grietas mientras que la otra era perfecta y conservaba todo el agua al final del largo camino a pie. La vasija rota estaba avergonzada porque solo llegaba con la mitad del agua.


Después de dos años, la vasija quebrada le habló al aguador: “Estoy avergonzada y me quiero disculpar contigo porque solo obtienes la mitad del valor que deberías recibir”. El aguador le contestó: “Cuando regresemos a casa observa las flores que crecen a lo largo del camino gracias al agua derramada por tus grietas. Si no fueras exactamente como eres no hubiera sido posible crear esa belleza”.


Autor anónimo. "Cuentos con alma" Rosario Gómez



bottom of page