Buscar
  • Yuval Noah Harari

Deja que las olas vengan y se vayan


En la meditación se supone que uno observa de cerca su mente y su cuerpo, presencia la aparición y desaparición incesante de todas sus sensaciones, y se da cuenta de lo inútil que es intentar perseguirlas.

Cuando la búsqueda se detiene, la mente se vuelve más relajada, clara y satisfecha. Siguen surgiendo y pasando todo tipo de sensaciones (...) pero se aceptan sencillamente por lo que son. (...)

Es como un hombre que permanece durante décadas en la playa, abrazando algunas olas "buenas" e intentando impedir que se desintegren, mientras que simultáneamente aparta las olas "malas" para evitar que se acerquen a él. Un día tras otro, el hombre sigue de pie en la playa, volviéndose loco con su ejercicio infructuoso. Finalmente, se sienta en la arena y simplemente deja que las olas vengan y se vayan a su antojo. ¡Qué apacible!

Extracto del libro "Sapiens", de Yuval Noah Harari

#Harari

SOLO SER