Buscar
  • Mónica Rivas

Somos lo que hablamos


Un número creciente de estudios científicos demuestra que algo tan natural para cualquier ser humano como hablar está íntimamente relacionado con la buena salud y la satisfacción con la vida en general. Las palabras, sean en voz alta o en privado, están íntimamente conectadas con los centros cerebrales que regulan nuestro estado emocional y nuestras reacciones y conductas ante situaciones tanto placenteras como amenazantes. (…) Hablar con otros y con nosotros mismos ejerce una influencia muy positiva en la esperanza de vida. (…)


Las personas que cultivan y practican el lenguaje social superan mejor los sentimientos de inseguridad y se adaptan mejor a los cambios. Para empezar, al expresar y compartir las vivencias estresantes con palabras sencillas las hacen más llevaderas. Quienes se sienten parte de un grupo protegen su estado de ánimo y bienestar mejor que los que carecen de una red social de soporte emocional. (…)


Por otra parte, la realidad es que desde pequeños la persona con la que pasamos más tiempo y la que ejerce más influencia en nosotros es uno mismo. Tiene sentido, pues, estudiar a fondo ese lenguaje privado y aprender a hablarnos de la forma más constructiva y saludable posible. (…) La necesidad de explicárnoslo todo es tan natural como la necesidad de alimentarnos. Los seres humanos no toleramos el vacío que nos produce la falta de explicaciones. (…)


La narrativa es una forma saludable de organizar las ideas angustiosas, quitarles intensidad emocional y convertirlas en pensamientos más manejables y coherentes. Reprimir o negar la realidad de una experiencia traumática, con el fin de enterrarla en el olvido o de mantener el equilibrio emocional acaba generando problemas. (…) Cuando verbalizamos sucesos penosos del pasado, los evocamos y revivimos casi como si estuvieron ocurriendo en el presente, pero a medida que los narramos van perdiendo intensidad emocional. (…)


Por último, también es importante destacar que, a través de la conversación, la psicoterapia nos empuja a conocernos mejor, a identificar las verdaderas motivaciones de nuestros actos y a aceptar la responsabilidad por nuestras decisiones. Al mismo tiempo, nos ayuda a encontrar explicaciones a nuestros comportamientos y a las experiencias que vivimos, lo que fomenta en nosotros la seguridad, la autoestima y la autonomía. (…)


Luis Rojas Marcos, psiquiatra.

"Somos lo que hablamos. El poder terapéutico de hablar y hablarnos"