Buscar
  • David Foster Wallace

Decidir cómo ver las cosas


Todo en mi inmediata experiencia sostiene mi profunda creencia de que yo soy el centro absoluto del universo, la más real, vívida e importante persona en la existencia. (...) Es nuestra configuración predeterminada, inherente a nosotros desde el nacimiento. Piensen en esto: no existe ninguna experiencia que hayan tenido en la cual ustedes no hayan sido el centro de la misma. (...) Los sentimientos o ideas de otras personas tienen que ser comunicadas a nosotros de alguna manera, pero las propias son inmediatas, urgentes, reales. (...)

Probablemente el aspecto más peligroso de la educación académica, por lo menos en mi caso, es que posibilita mi tendencia a sobreintelectualizar las cosas, a perderme en el pensamiento abstracto en lugar de simplemente poner atención a lo que está pasando frente a mí. En lugar de poner atención a lo que está pasando dentro de mí. (...)

“Aprender a pensar” realmente significa aprender a ejercer cierto control sobre cómo y qué es lo que pensamos. Significa estar lo suficientemente conscientes para escoger a qué le ponemos atención y decidir cómo vamos a construir significados a través de la experiencia. (...)

Piensen en el viejo cliché de cómo la mente es un “excelente sirviente pero un pésimo amo”. Este, como muchos otros clichés, tonto y banal en la superficie, en realidad expresa una gran y terrible verdad. (...)

Resulta que hay una buena parte de la vida adulta de la cual nadie habla en los discursos de graduación. Esa parte involucra aburrimiento, rutina y una bonita frustración. (...) Pero si realmente han aprendido cómo pensar, cómo poner atención, entonces sabrán que tienen más opciones. Estará en sus manos hacer de una situación lenta, infernal y estresante no solo una experiencia significativa sino algo sagrado, un fuego con la misma fuerza que enciende las estrellas: compasión, amor, la subsuperficie de todas las cosas. Esta onda mística no necesariamente tiene que ser verdad: la única Verdad que lleva mayúsculas aquí es que ustedes tienen la capacidad de decidir cómo quieren ver las cosas. (...)

El tipo de libertad más importante involucra atención, consciencia, disciplina, esfuerzo, y ser capaces de preocuparse realmente por las demás personas y sacrificarse por ellas, una y otra vez, realizando miles de pequeños, y nada sexys, actos, día tras día. Esa es la verdadera libertad. (...) La alternativa es la inconsciencia, la configuración predeterminada, la “carrera de ratas”... la constante e insistente sensación de haber tenido y perdido algo infinito.

Extracto del discurso "Esto es agua", de David Foster Wallace

#Estoesagua #DavidFosterWallace #compasión

SOLO SER