Buscar
  • Mónica Rivas

Aquí y ahora

Actualizado: 4 de dic de 2020


La práctica de la meditación consta de dos componentes principales:


- Autorregulación: Cuando la atención se pierde, debe dirigirse de nuevo hacia la respiración: los pensamientos, los sentimientos y las sensaciones corporales, que cambian de forma constante, deben observarse sin valorarse. De este modo, se produce la sensación de hallarse absolutamente despierto y presente.


- Orientación hacia la experiencia: aceptación, sinceridad y curiosidad hacia lo que de forma espontánea acontece en el cuerpo y la mente, pero también tolerancia frente a las emociones negativas y los absurdos lógicos. Tal actitud interior debe prevenir los usuales patrones de reacción inmediata.


Detrás de ello se encuentra la idea de que los pensamientos y los sentimientos se engloban bajo un continuo nacer y morir. La contemplación libre de prejuicios debería evitar caer en los trajines cotidianos y la emisión de juicios precipitados sobre uno mismo y sobre el mundo. Tal postura amplía la mirada hacia todo lo que ocurre a nuestro alrededor. (…)


Durante años se aceptó que en el modo operativo por defecto (cuando no nos hallamos centrados en ninguna tarea concreta) el cerebro funciona a medio gas y consume poca energía. Sin embargo (…), sucede justo lo contrario: en el estado de reposo, una completa red de regiones cerebrales (…) comienzan a consumir gran cantidad de oxígeno (…), porque pasamos revista a experiencias del pasado, hacemos planes para el futuro o reflexionamos sobre nosotros mismos. La ventaja biológica de esos áridos ejercicios mentales parece clara: si repasamos de forma continua escenarios posibles estaremos más preparados para acontecimientos venideros. Sin embargo, justo esas cavilaciones son las que la meditación de conciencia plena pretende contrarrestar; no trata el pasado ni el futuro, sino solo el aquí y el ahora. (…)


La meditación relaja los pensamientos reiterativos del día a día que acompañan con frecuencia a los estados de estrés. (…). El entrenamiento mental modifica la estructura del cerebro.


Dieter Vaitl, catedrático de Psicología.

“La meditación refuerza la mente”

Revista Mente y Cerebro, 55/2012