Buscar
  • E.D.T

¿Cuál es tu programación?


¿Qué es tu programación? Eso que llevas dentro de tu mente y que se formó a partir de los datos que fuiste recibiendo y sumando: tiene que ver con tu cultura, tus ideas, tus creencias, tus miedos, tus apegos, tus hábitos. Esos pueden ser los muros de tu prisión, los nombres del filtro que modifica toda la información que te llega. Analízalos uno por uno, ya que el camino no es reprimir, ni apostatar, ni luchar, sino comprender. Reflexiona acerca de los siguientes puntos que para la mayoría forman el código fuente de nuestra programación:

Tu cultura: sea la que sea, hay otras culturas diferentes, hay otras personas que viven perfectamente sin ella, por lo tanto no es imprescindible. No es la dueña de la verdad. Las distintas culturas poseen diferentes valores, entonces ningún valor que dependa de lo externo es real y absoluto.

Tus ideas: cuando conoces a alguien, lo etiquetas. Para ti es simpático, o desagradable, o triste, o tonto. Bien, pues eso seguirás viendo en esa persona ya que esa es la idea que tienes de esa persona. Ves a las personas, no como son, sino de acuerdo a la idea que tienes de ellas. Sin embargo, otras personas pueden tener una idea diferente a la que tú te hayas hecho, por lo tanto no es la única ni la verdadera.

Tus creencias: actúas en muchas ocasiones con el propósito de confirmar tus creencias, porque en ellas pones en gran parte tu seguridad. Da miedo soltar las creencias y abrirse a lo nuevo, no vaya a ser que se ponga todo tu mundo en cuestión y patas arriba. Observa las consecuencias de los fanatismos extremos, ellos se basan en creencias tan arraigadas que no permiten la entrada de otras opiniones diferentes.

Tus miedos: cuando temes algo le das el poder de dirigir tu vida, ya que te ocupas energética y operativamente tan solo de evitarlo con todas tus fuerzas. Y si estás tan ocupado en eso no vives tu vida, no puedes ser feliz, no habrá nada que pueda alegrarte, verás todo desde ese prisma, desde el lado oscuro. Esta es la peor de las ataduras y la puerta por donde entra todo lo que te limita y te roba la serenidad y el equilibrio.

Tus apegos: cuando hay un apego fuerte en ti, desarrollas una sensibilidad especial para detectar inmediatamente cualquier cosa que pueda ponerlo en peligro. Recuerda que el apego está en el origen del sufrimiento. Si le preguntamos a alguien si le gusta sufrir, con seguridad contestará que no, pero igual al mismo tiempo sigue aferrado y aferrado a algo o alguien…

Tus hábitos: tienes ciertas costumbres que se han hecho el nido en tu vida hace tanto tiempo que ni siquiera te planteas que pueda haber alternativas iguales o mejores. Tus hábitos te retienen en la zona de confort que limita tu evolución. Es tu parte-robot, que sirve para realizar actos mecánicos, pero no vivir con plenitud y novedad.

La clave es comprender y tomar conciencia. Entonces todo lo que te esclaviza se irá desmoronando, irá perdiendo poder en ti. Tu propia creatividad irá emergiendo de forma sorprendente y fuerte. Tendrás acceso a la vida “en vivo y en directo”. Cuando mires una flor disfrutarás de su belleza, sin quedar amarrado al pensamiento acerca de la belleza. Cuando te acerques al mar el olor del salitre y el sonido de las olas tendrán más protagonismo que cualquier reflexión intelectual. Verás a las personas tal como realmente son, aquí y ahora, no tal como quisieras que fueran en tu deseo y en tu imaginación, y eso te capacitará para amarlas.

Texto Curso Mindfulness Escuela Desarrollo Transpersonal


SOLO SER